El Leyre nace en las Landas y fluye a lo largo de 135 km

Está rodeado por un bosque en galería formado por caducos (robles pedunculados, alisos, sauces cenizos) y sus aguas son color óxido por el mineral de hierro presente en la tierra. Por ambas características se le llama «pequeño Amazonas».
En Mios, te puedes dar un paseo por sus riberas o subir en una canoa de 10 plazas para descubrir su universo. En su desembocadura en la Bahía de Arcachón se forma un delta formado por islotes en los que el agua dulce y el agua salada se mezclan y se separan a ritmo de las mareas. Este «oro verde» parece, desde el cielo, un mosaico de esmeralda compuesto por humedales, prados salados y zonas con diques. Todos estos entornos cuentan con una flora excepcional que crece a veces sin límites. Los baccharis o falsos algodoneros, los arbustos (espinos, endrinos, escaramujos) y los cañaverales son refugio de una fauna tan discreta como extraordinaria.