Los puertos del Cœur du Bassin, 6 en total, y sus playas son lugares excepcionalmente bellos por su singularidad.

Ya sea marea alta o marea baja, piérdete entre cabañas de ostricultores, pinazas y veleros y prueba las famosas ostras de la Bahía de Arcachón o disfruta de un chapuzón en el mar.

Port d'Audenge

Más que un puerto, un lugar de vida en el que todo el mundo encuentra una actividad que le gusta. ¿Eres gourmet? Prueba el marisco en una de sus cabañas ostrícolas.

¿Te gusta el arte? Los artistas de la zona estarán encantados de recibirte en la Cabane bleue aux artistes para presentarte sus obras. ¿Viajas con la familia? Área para jugar, piscina o talleres creativos para todos los públicos. ¿Amante de la naturaleza? Date un paseo entre tierra y agua en el Domaine de Graveyron, Espacio Natural Protegido.

Port de Biganos

En medio del bosque, no podrás resistirte al encanto de sus cabañas de colores vivos. Este entorno no será solo un deleite para la vista sino también para el paladar con el marisco de la Cabane à huîtres. En este puerto puedes embarcar en una canoa con la compañía Courant d’Eyre o en una gabarra con la compañía Lou Batel’Eyre y navegar por el Leyre para descubrir la fauna y la flora de este lugar tan peculiar.

Port de cassis-Lanton

Dinámico y activo todo el año gracias a su actividad ostrícola, sus restaurantes, su pescadería, su capitanía de puerto y su área para jugar.

En verano, podrás descubrir toda la riqueza de la Bahía de Arcachón a través de degustaciones de marisco y paseos en plena naturaleza en canoa o kayak.

AAuténtico, es hoy un «guardián de la memoria» con su ecomuseo Gardarem que guarda los secretos de las herramientas que utilizaban los ostricultores y extractores de resina de antaño.

Para los amantes de la pesca, Mickael y Julien, guías de pesca profesionales, organizan en el muelle del puerto iniciaciones para atrapar cangrejos .

Situado en la desembocadura del Delta del Leyre, se trata de un pequeño puerto discreto donde se vislumbran, tras una vegetación abundante de baccharis (o falsos algodoneros) y de juncos, antiguas cabañas de ostricultores, muelles improvisados y pequeñas embarcaciones de recreo.

En este ambiente apacible, déjate mecer por el arrullo del viento entre los cañaverales y el vals de los barcos atraídos por la alta mar.

Este nuevo gran puerto de recreo permanece dormido una gran parte del año para desplegar sus velas cuando llega el buen tiempo.

Se despierta con los primeros rayos de sol y a marea alta dirige a sus visitantes hacia la île aux oiseaux y las famosas Cabanes Tchanquées (cabañas sobre pilotes en el agua).

Con marea alta es una zona de baño y durante la marea baja se transforma en una zona de juego para todos.

En esta playa, con tus hijos y acompañados por un guía, aprenderéis a reconocer los moluscos y crustáceos, ¡a ver si los encontráis en la arena!

Cerca del puerto de Audenge, en un entorno natural, querrás extender la toalla para concederte un momento de descanso a la sombra de los tamariscos.

Cuando la marea está alta, es el lugar ideal para que los más pequeños se den su primer baño en agua salada.

Se extiende desde el puerto de Fontainevieille hasta el puerto viejo de Taussat frente a majestuosas villas que datan de principios del siglo XX, época en la que bañarse en el mar comenzaba a ponerse de moda.

Viaja en el tiempo imaginando que eres un bañista que acaba de conseguir sus primeras vacaciones y vienes aquí para disfrutar de los beneficios del agua del mar.

Estás deseando bañarte en un agua bien fresca pero, desafortunadamente, es marea baja…

¡No te preocupes! En el puerto de Audenge, la piscina de agua de mar más larga de Europa está ahí para estas ocasiones, además, cuenta con un acceso para personas con movilidad reducida, así como la playa acondicionada de Lanton que ha sido certificada playa accesible. Ambos lugares tienen socorristas los meses de julio y agosto y acogen la mayor parte de las actividades deportivas de la asociación Cap 33.